Saltar al contenido

El Monte de las Guacamayas – Capítulo 1

Después de leer, puedes reflexionar y contestar esta pregunta: ¿ Recuerdas cómo era el sueño de IA ? ¿ En qué se había convertido el padre de IA ? ¿Puedes contar un sueño que recuerdes?
[

Imagen

En el ojo de la tormenta

 

 

 

 

Si todavía no se había acabado el día…me había parecido largo. ¿ Dónde esta está la mañana que me desperté antes de tiempo, asustada con los sueños que me repetían una y otra vez que hiciera la maleta.

La maleta estaba allí, al lado de mi cama, casi hecha…pero faltaba algo y no sabía que.

En Madrid pronto se sintió el calor que tienen algunos días de Abril; al llegar al aeropuerto; el último cigarrillo en la puerta; nos encontramos con el resto del grupo; informáticos cuyo destino final era Singapore, pasando por Honk Kong y Shangai. Creo que estábamos todos contentos, pero me despedí de forma íntima de Madrid y me eché una bendición con la mano derecha de forma rápida para que nadie adivinara mi desasosiego.

 

Antes de llegar a España había tenido un intercambio de SMSs tratando el tema de la belleza y la soledad; y el amor. Ahora una frase de “Tokio Blues”, me produjo este movimiento hacia el cuaderno para dejar atrapadas en las palabras, el preciso momento en que este avión de aereolínea francesa dejaba europa para llegar a Shangai.
Varanasi 037

Segovia. El número del destino.

Segovia. El número del destino..

Segovia. El número del destino.

1 de Mayo.

En la agenda decía “Wisdom” y yo intento recordar si hubo un atisbo de sabiduría, ayer. “Pero no, ayer no, hoy”.

Hoy se moja la galleta en el café con leche. Venía pensando en los manuales; en el número del destino. Allí voy:

Nacimiento = 7
Primer nombre = 1
Segundo nombre = 4

Mi número de destino es 3.

Suela la campana de la Iglesia: “¿ Cómo se llama esa iglesia ?”. “Ni idea”.

Si fueras tú, te besaría. Te besaría la boca, las manos. El cielo azul me pesa como una loza. No podría ser el día mas hermoso. El espacio más vacío.

“Necesita expresarse a sí mismo”. “Expresar amor a la vida”. “La amistad es importante”. Dice el libro sobre el número 3(Destino).

Así que estoy destinada a expresarme a mi misma. Pensé.

A reconducir mis energías y talentos por un camino lleno de placeres y satisfacción.

Qué me gustaría: hacer películas; escribir.

Bueno, pero el número de mi nacimiento, aún hay que calcularlo.

Sueño en Oriente

Mayo 24

Después del sueño de los peces sobre el cemento, tomamos dirección hacia el Jade Bude Temple, bajo un tórrido sol y en medio de un terrible tráfico dominado por un doble de “Kojak”. Para aquellos que han nacido después de 1960, un personaje policíaco sin un pelo en la cabeza.

Llegamos al templo del Buda de Jade, y en principio el sosiego no apareció, hasta llegar el momento de los servicios de los monjes budistas; ellos tranquilizaron con sus cánticos, nuestros ánimos revueltos por la promiscuidad de los cuerpos ansiosos de novedades.

Calmaron también la agresión de los flashes de las cámaras de las docenas de turistas que se acercaron al templo en este caluroso día de Mayo.

Sólo el verdadero Buda de Jade yacía en postura de Loto, impasible y salvaguardado por dos jóvenes devotas y un letrero que mostraba una enorme “equis” sobre cualquier artefacto fotográfico, cámara de fotos o cámara de vídeo, que intentara hurtar el reposo del Príncipe Sidharta.

Después salimos a tratar de comprender la cotidianidad de Shangai, atravesando a pie las aceras repletas de puestos populares de comidas; ventorrillos de toda clase de baratijas; peluquerías ( después averiguamos que eran prostíbulos ) en los que se garantizaba “el verdadero cielo para el hombre”; tiendas de maletas baratas; puestos de frutas.

Tampoco nos escapamos de mirar de cerca, la cara sucia de los habitantes marginados de la ciudad. Ellos, quienes se alimentaban de los restos de las viviendas semi-destruidas. Confundidos con la basura de los barrios destrozados por el sagrado progreso.

Imagen

Trata-miento

La soledad es la mejor compañía

EL BESO

La soledad es la mejor compañía

Vuela a lo ancho
de los comerciales,
al fondo de las
cloacas
en lo profundo
de las noticias
de la mañana
ese beso
que no
te
puedo dar.
Disfruto imaginando
que se convertirá
en gaviota
llegará a la
orilla del
Sena,
donde se volverá
una perra
de ojos amarillos
y tristes
y buscará tu perfume
en el olfato
que dejas tirado en los andenes
cuando me
extrañas.
Esa perra
te
lamerá
las
manos.
Madrid, 2001

Protegido: ¡Hola mundo!

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: